• Francisca Molina Herrador

Autónomos/as especie en extinción



Mucho se está hablando en estos días, de la reforma que a través del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones dirigido por José Luis Escrivá sobre la reforma de los autónomos y por lo tanto del pago de la cuota de autónomos mensuales que todos tenemos que afrontar.


Desde el Gobierno se quiere imponer 13 tramos que varían entre los 183.60 euros mensuales y 1.267 euros mensuales de cuota de autónomos mensual y de esta forma adaptar las cotizaciones a los ingresos que obtenga el autónomo/a, para el 2023 y que será progresivo hasta el 2031. Pero esto sigue sin convencer del todo a nadie, en principio porque tal y como lo plantea el Gobierno, habría 4.400.000 de autónomos/as que pagarían más cuota mensual, porque además no se ha determinado si la base a tener en cuenta en la partida de ingresos, se referirá al neto o al bruto, esta cuestión todavía no ha quedado clara, no interesa claro está.


Esta por supuesto, es una buena excusa para que las organizaciones que supuestamente lideran a los/as trabajadores/as autónomos/as por lo menos se vea que hacen algo, aunque a mí me da la sensación de que nadie sabe realmente como funciona, como llora y como sufre un autónomo/a.


Primero hay que tener en cuenta que hay varias clases de autónomos/as:

- Autónomos/as Profesionales.

- Autónomos/as Empresarial.

- Autónomos/as Agrícola y Ganadero.

- Autónomos/as societarios.

- Autónomos/as económicamente dependiente.

- Autónomos/as colaborador.

- Autónomos/as colegiados.

- Autónomos falso.


Y claro esta cada uno tiene una cuota mensual y también una tributación diferente ante Agencia Tributaria, aunque en algunos casos pueden tener cuestiones comunes.


La cuestión es que nos encontramos ante un sistema tanto de cotización hablando en términos de Seguridad Social, como de tributación hablando de Agencia Tributaria, totalmente injusta, os voy a poner un ejemplo: Un mecánico, una peluquera, un comerciante, o un empresario que este dado de alta como un Autónomo/a empresarial, no puede deducirse en los gastos de la empresa, la nómina del autónomo/a, el total en muchas ocasiones de los gastos de combustibles y así un largo etc…. que marca la Ley del LIVA o también de IRPF.


Por otro lado, están los autónomos que tributan por Estimación Objetiva o lo que se conoce como Módulos, que se venda más o menos siempre pagan la misma cuota trimestral a Agencia Tributaria y que la mayoría desconoce que están obligados a tener un Libro de Ingresos y Gastos.


Algunos autónomos/as como los profesionales, por ejemplo, solo tienen que hacer RENTA y no hacen trimestres.


La pregunta es: ¿En qué cálculos se va a referir Seguridad Social para calcular la cuota mensual de autónomos/as que se pagaría? En principio Seguridad Social ha tenido que enviar consultas a Agencia Tributaria para saber la tributación que tienen los autónomos/as y se ha encontrado con la sorpresa de que hay autónomos/as, aquellos que no superan determinadas cantidades que si lo estiman conveniente no están obligados a presentar RENTA. Con lo cual ya nos imaginamos que, a partir del 2023, todos los autónomos independientemente del régimen al que pertenezcan o del tiempo que hayan estado de alta, tendrán la obligación de hacer RENTA, para tener una base para el cálculo de la cuota mensual de autónomos/as.


Por otro lado, tengo que decir que estas personas en vez de consultar, no sabemos con quién, para saber la realidad de un trabajador/a autónomo/a, deberían en principio darse de alta en autónomos/as, después regentar, gestionar o gerenciar un negocio o empresa durante un año y entonces, si aguanta claro está, podrá opinar de este sistema tan injusto en el que nos encontramos, pues los beneficios del autónomo/a en la mayoría de las ocasiones, se los come Agencia Tributaria en las declaraciones trimestrales y en RENTA.


No vamos a hablar de las vacaciones del autónomo/a o de una baja por enfermedad común, claro está esto no nos lo retribuye nadie. Además de no disponer de indemnizaciones en caso de cierre, de una morosidad y problemas en los periodos de pago de gran calado en algunos casos.


A esto hay que añadir ¿qué pasa con los autónomos en régimen de pluriactividad o los autónomos societarios? ¿Qué ocurrirá con el actual tope cotización a partir de los 48 años?, con lo que ello supone para la pensión de jubilación teniendo en cuenta de que un trabajador autónomo tiene una pensión de un 59.40% en relación de la que recibe un trabajador en régimen general.


Ya no vamos a hablar de las tramitaciones con las Administraciones como el SEPE o Seguridad Social. Recordemos los problemas que están ocurriendo con las prestaciones por ERTE, el bloqueo del SEPE por exceso de trabajo y solicitudes, la tramitación de las bajas de trabajadores/as por COVID, etc. Para que este modelo funcione adecuadamente, los autónomos/as deberán tener una previsión de sus ingresos futuros.


Parece ser que el Gobierno no entiende que sin autónomos/as y empresas las arcas del Estado no ingresan, por que un país sin empresas no prospera, no crece y más teniendo en cuenta que en España hay 3.328.399 de autónomos/as aproximadamente. Que las grandes empresas son 35 de ahí el IBEX 35 y que no se puede asfixiar de este modo a un colectivo que representa un gran valor comercial, productivo y servicios del Estado Español.


Con estas perspectivas, los trabajadores por cuenta propia deberían trabajar medio año para el Estado y entregar hasta el 50% de sus ingresos para cumplir con las obligaciones impuestas por el Estado. Por tanto, para los rendimientos más elevados -si elevado se considera a partir de 900 euros y hasta más de 4.050-, la suma del pago de la cotización a la Seguridad Social más el IRPF y el resto de obligaciones fiscales supondrá para el autónomo multiplicar por dos sus obligaciones tributarias y sociales. Y, a todo esto, habría que sumar los gastos propios de su actividad profesional, como tasas, alquileres, gastos de representación, facturas de luz, agua o carburantes y, si además es autónomo societario, el sueldo y las cotizaciones de los trabajadores que tenga a su cargo.


Yo no quiero presumir de vidente o tener artes adivinatorias, pero voy a comentar por la experiencia que tengo lo que va a ocurrir:

1. Misteriosamente los/as autónomos/as van a ingresar menos. Porque si se paga menos cuota según los ingresos, pues blanco y en botella.

2. Había desaparecido la pregunta: ¿Con IVA o sin IVA? Pues señores y señoras del gobierno, por mucha Ley de fraude fiscal y blanqueo de capitales, hay algo que se llama picaresca y no tengan la menor duda de que se va a volver a aplicar.

3. Menos ingresos y pagos bancarios, porque no olvidemos que esto trae daños colaterales.

4. Aumento del asesoramiento en ingeniería fiscal.

5. Menos recaudación para el Estado Español.

6. Y con la nueva Reforma Laboral, pues más fraude en la contratación y un mayor número de circulante de trabajadores/as, es decir, todo lo contrario de lo que se pretende.


Esto me hace pensar, que esta fórmula no incentiva el emprendimiento todo lo contrario. Vamos en sentido contrario al resto de Europa y de las grandes potencias como EE. UU y China. ¿No se trataba de incentivar el trabajo por cuenta propia? ¿De hacer de España un HUB de emprendimiento que atraiga ideas e inversiones de todo el mundo? Pues fijémonos en cómo en el resto del mundo se potencia y se cuida a este tipo de profesionales y empresarios, que arriesgan su patrimonio diariamente para generar riqueza y empleo.


No olvidemos que nos estamos recuperando del impacto del COVID, y que las previsiones del 2022, se traduce principalmente en miedo, miedo a invertir, miedo a contratar, miedo a comprar.


A nuestro mejor cliente, no le subimos los precios de forma descomunal, no le proporcionamos un escenario de inseguridad constante, no lo tratamos con la punta del pie, pues bien, nosotros/as, los/as autónomos/as somos el mejor cliente que tiene el Estado Español y nos trata con la más absoluta desconsideración, no les importamos un pimiento y encima no tenemos ni siquiera la presunción de inocencia frente a una Inspección de Trabajo o de Agencia Tributaria, nos miran como si fuéramos potenciales defraudadores. Pues mal nos va si seguimos en este cartel.


Aquí todo sube para los pensionistas, para los/as trabajadores/as y ¿para los autónomos/as? La luz, el combustible, los insumos, todo ha subido para todos/as incluido para nosotros/as, pero pasamos totalmente desapercibidos, no somos noticia, no tenemos impacto social porque nadie realmente sabe la importancia y la representatividad que tiene nuestro colectivo en la sociedad.


Autónomos/as levantaos porque vamos a desaparecer, somos especie en extinción.



Francisca Molina Herrador

CEO Selezziona Consultoria

Experta en Mercadotecnia y Estrategia Empresarial

Experta en Ética y RSE


5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo